Cargando...

Alfonso Argüelles

Asociado

Alfonso Argüelles

Alfonso se incorporó a Nazca en 2017. Forma parte del equipo de inversión, apoyando en la originación, análisis y ejecución de nuevas oportunidades, y dando soporte en el seguimiento de Gestair. Alfonso es también el responsable de la monitorización de la originación de nuevas oportunidades y del seguimiento de la relación con asesores del fondo.

¿Cuál es tu experiencia?

Tras licenciarme en Derecho y Administración de Empresas por ICADE (E3) y antes de incorporarme a Nazca en 2017, trabajé 4 años en EY en el equipo de Transacciones para algunos de los principales fondos de inversión nacionales e internacionales, principalmente en los sectores de industria y retail.

¿Qué ves diferencial en Nazca?

La reputación y la honradez. Nuestra reputación en el mercado es nuestro activo más valioso, regado durante 20 años de relaciones con socios, equipos gestores, asesores, e inversores.

¿Qué es lo que más te motiva de trabajar con un equipo gestor?

La posibilidad de desarrollar un vínculo de confianza con gestores de primer nivel, que son expertos en sus negocios y acumulan muchos años de experiencia, y a los que puedes apoyar en el desarrollo de sus proyectos profesionales que la mayoría de las veces son proyectos vitales.

¿Qué debe buscar un emprendedor a la hora de seleccionar un fondo de capital privado?

Un fondo de capital privado es mucho más que un proveedor de recursos financieros, es un socio, y en el caso de Nazca, un socio activo y con opinión. Como en cualquier relación, existirán diferentes puntos de vista sobre la forma de llegar a un objetivo común. El mejor socio será aquel con el cual todas las decisiones de negocio estén presididas por el respeto y el apoyo, tanto en situaciones favorables como desfavorables.

¿A qué dedicas tu tiempo fuera del trabajo?

En vacaciones, me gusta irme con una mochila, un presupuesto ajustado, y un par de buenos amigos a recorrer el mundo. En mis últimos viajes he llegado al campamento base del Annapurna, he acampado en un glaciar en Islandia, he hecho el salto de puenting más alto del mundo en China, y me he sumergido en un barco hundido en Cuba a más de 40 metros de profundidad.